martes, 20 de enero de 2009

El poder del Ejemplo

Cuando estaba dirigiendo unas reuniones de avivamiento en Egipto entre los soldados, pregunté a un oficial que estaba en el regimiento Higland cómo había llegado a ser cristiano. Me contestó: "Había un soldado raso en nuestra compañía que fue convertido en Malta antes de que saliera nuestro regimiento para Egipto. Todos lo molestábamos terriblemente. Una noche él volvió de su puesto de centinela, muy cansado y mojado, y antes de acostarse se arrodilló para orar, y mientras que oraba, yo lo golpié en la cabeza con mis botas; pero él siguió su oración. En la mañana cuando desperté encontré mis botas junto a mi cama bien lustradas. Esa fue su respuesta a mi mala acción. Ese modo de proceder produjo en mí una contrición terrible, y en ese mismo día entregué mi vida a Cristo y fui salvo" J.Stuart Holden

4 comentarios:

ARAUNAPEKA dijo...

NO es fácil ser ejemplo, pero hay que intentarlo, hay que pedir la dirección a Dios, Jesús nos dió ejemplo de vida, Pablo fue un hombre que trató y venció.

ARAUNAPEKA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ARAUNAPEKA dijo...

lo había comentado dos veces, upssss

Pericles dijo...

Sin duda las actitudes frente a la vida pueden ser nuestra mejor forma de predicar, ya que son éstas las que muestran los cambios, pero, ¿estariamos dispuestos a actuar como este soldado?, difícil, sin embargo estamos llamados a hacerlo.