martes, 25 de marzo de 2014

Lo que el viento se llevó



La película épica basada en la novela de Margaret Mitchell  Lo que el viento se llevó, comienza con estas líneas: "Hubo una tierra de caballeros y campos de algodón llamada el Viejo Sur. Aquí, en este lindo mundo, la galantería hizo su última reverencia...búsquenla sólo en los libros, porque ya no es sino un sueño que se recuerda, una civilización que el viento se llevó".

Lo que desaparece no es sólo un estilo de vida sino también los sueños que motivan a los personajes principales. A lo largo de la Guerra Civil, Scarlett O´Hara no piensa en otra cosa que en su amor por Ashley Wilkes. Pero hacia el final de la historia, ella queda desilusionada.

Salomón vio lo inútil de buscar satisfacción en las personas y las cosas. A pesar de haber amasado riqueza y conocimiento, de haber culminado grandes proyectos y de haberse casado con muchas mujeres, dijo: "Todo ello es vanidad y aflicción de espíritu" (Eclesiastés 1:14).

¿Por qué ir tras las cosas transitorias nos dejan insatisfechos? La respuesta bíblica es que fuimos creados para encontrar nuestra satisfacción final en Dios. Jesús prometió: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10).

Las personas y las cosas vienen y van. Pero la satisfacción espiritual que Cristo ofrece nos sostiene en este mundo y perdurará por toda la eternidad.  HDF

(Nuestro Pan Diario año 2009)



1 comentario:

Noemi dijo...

hola paso visitando nuevamente su blog, bendiciones
mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com